Veni, Vidi, Vicious

Esta es la primera página de lo que viene a ser una cardiopatía transversal. Así, sin más. No hay mucho más que añadir. A no ser que empieces a preguntarme el por qué de esa apatía cardiovascular. Entonces estamos jodidos.

Un corazón puede fallar por razones obvias. Otros cientos de ellos, no. A mí se me mezclaron las dos cosas. Y eso, camarada, suele denominarse como la combinación fatal. Yo no padecía un trastorno congénito o desordenes alimenticios. Ni siquiera bebía Red Bull. No había razones coherentes para padecer taquicardias abruptas, de esas que se te calan hasta las costillas. Era absurdo. Como todo lo que me rodeaba.

A mí el mundo se me antojaba una mierda. Porque el mundo se había vuelto loco.   
                                                                                                                                               Y yo con él.


Childhood’s End.



Todo termina de algún modo, en algún momento y en algún lugar. Puedes crearte hipotéticas conjeturas de los diversos por qué. Pero eso es una auténtica pérdida de tiempo. No se puede rehusar a la muerte eternamente. Un corazón enfermo es un corazón muerto. No existen farmacias de guardia que puedan atender a ese tipo de dolencia crónica. Estás acabado. Pero no te confundas, no has muerto. Por que siempre lo has estado, en cuerpo y alma.
Y ahora, ¿qué?
Yo me limité a sonreír. Que la gente siguiera haciéndote preguntas también era inevitable. Pero por muchas preguntas que hicieran, la respuesta siempre seguiría siendo la misma. ¿Que qué iba a hacer ahora? Ni idea. Fumarme un cigarrillo, beber, dormir… Quién sabe. Estaba tocado y hundido. Puede que algún día acabe tirándome por un puente y ni siquiera me dé cuenta de por qué cojones lo he hecho.
No lo sé.
Silencio.
¿No lo sabes?
Vacío existencial.
No, no lo sé.
Suelo exasperar a los que me rodean. Ellos tienen un concepto de la vida muy limitado, por lo que les cuesta entender mi perspectiva. Las personas no quieren entender, no quieren ver. Viven inmersas en un mundo incoherente, ciego.
Vuelvo a Dinamarca.
Noto en falta mi pericardio.
¿No dices nada?
60, 64, 70, 75… Y sigue.
De acuerdo. 100 y sus consiguientes—. No creo que nos volvamos a ver. Colapso—. Adiós, Vicious. Ictus cardioembólico.
Y la muerte, por supuesto. Dakota se fue y se llevó por delante la existencia de mis sentidos. No la volví a ver, pero eso lo acabé entendiendo tiempo después. Estaba programado en nuestras células. Dakota se fue y yo me lo llevé todo por delante. Recuerdo perfectamente mi primera sobredosis. Bueno, parcialmente hablando. Recuerdo que me levanté en una cama de hospital intubado por todas partes. La vida apesta. Después de aquello tuve que asistir a Narcóticos Anónimos. No sabía por qué me metía mierda hasta por los sobacos, así que tampoco entendí perfectamente por qué decidí dejarlo. ¿Qué iba a hacer? ¿Rehacer mi vida? Ya, claro.

Yo era adicto a algo más que a las drogas y el alcohol. El hecho de padecer delirium tremens no era más que un jodido recordatorio. Un fotograma en primer plano de mi mundo patas arriba y mi interior sofocado. Porque yo no viví, no respiré el aroma de la existencia natural. Yo fallecía cada noche y renacía todas las mañanas. Era un fénix exhausto de brotar de nuevo a partir de sus propias cenizas. Porque esta es la historia de una cardiopatía transversal, de un cruce de caminos y sentimientos.
Y de un mundo loco.

11 comentarios:

  1. Dios. Me he quedado atónita.
    Me ha encantado es poco. Y encima de nombre Dakota...
    Enserio, ¿por qué he tardado tanto en encontrarte?

    Un abrazo muy fuerte.

    PD: No sé porque no me deja seguirte. Joidfheiofhwfifhef, jopé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho la cría más feliz del mundo, te lo aseguro. Comentarios así hacen que coja con más ganas todo esto :3

      ¡Besos!

      PD: Qué raro, a mí me funciona. Puede que sea un problema del servidor.

      Eliminar
  2. A mí tampoco me deja seguirte, y quiero hacerlo porque me encanta cómo escribes, quiero leerte más 8(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga que te guste mi escritura :3
      Creo que ya he solucionado el problema (había puesto un link que no era D: No sé cómo narices funcionan estas cosas).

      ¡Saludos! :)

      Eliminar
  3. Es sumamente impresionante el modo en el que transmites los pensamientos. En serio, felicidades!

    Un beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :3
      Nunca me lo había planteado así xD pero gracias.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Me enamoré de tu forma de escribir, de la historia y de lo que he sentido. O quizás porque algunas partes son un poco mi vida(los por qués, la gente que pregunta, los finales).
    Encantadísima de haber llegado hasta aqui :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Awwww...!
      Me alegra muchísimo que te haya gustado tanto y que te haya removido un poquito el interior :) Para mí es todo un halago.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Buah, K. Me ha encantado el relato y la forma en que lo has escrito, con esas pausas, ese ritmo... Fantástica. Le he echado un ojo a las demás, y, ¿qué puedo decirte? No espero menos de una amante de Pink Floyd.
    Un beso (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me están subiendo los colores xD
      Muchísimas gracias, de verdad. Te agradezco infinitamente que te hayas pasado por las demás entradas a echarles un vistazo :) Y sobre todo, agradezco que te haya gustado mi forma de escribir.

      ¡Besos!

      PD: Pink Floyd es lo mejor♥

      Eliminar
  6. Hola!!! he estado curioseando un poco por aquí, he leído la mayoría de tus historias, y he de decir que me encantan, todas y cada una, tu estilo a la hora de escribir es muy bueno, adictivo... y, bueno, también he curioseado un poco entre los personajes de esta historia, y, no sé, me encantan, con lo poco que he visto, me encantan, me transmiten fuerza, libertad... Me recuerdan a la época del rock & roll o grunge.... Tengo la sensación de que son muy intensos, y su historia también. Todo eso, hace que me entren ganas de saber: ¿Tienes pensado continuarla?. espero que sí. Pinta muy, pero que muy bien. Adoro a Viscious, aunque digas que es un capullo, parece ser una persona muy interesante, y Dakota también, me gusta la atmósfera que creas, como un punto intermedio entre la vida y la muerte, como si todo estuviera colgando de un hilo fragilísimo e inestable, pero aún así existente.
    Me gusta tu blog. sigue así. Ánimos!! <3

    ResponderEliminar