corazón epidémico.



—No sé si estoy loco —dijo Ébola mirando al suelo—. Pero tampoco sé si lo que digo tiene sentido.
—La vida en sí no tiene sentido —respondió Stiles desde lo alto de la barandilla—. Un día estás en lo más alto, rodeado de fama, poder y putas, y al otro estás comiéndote tu propia mierda en las entrañas de este infierno.
—Supongo que tienes razón —suspiré. Yo no entendía al mundo, y mucho menos entendía a Stiles. Creo que por eso siempre le daba la razón.

Ébola permanecía cabizbajo, sentado sobre la piedra escarchada de las escaleras. De vez en cuando se pasaba una mano por el casco verdoso, despreocupado. Tenía los dedos enrojecidos y le temblaban levemente. Hacía frío, todos lo notábamos. Todos menos él. Ébola siempre formó parte de la gélida atmosfera que nos rodeaba. Lo decían sus ojos, su mirada. Lo decía su corazón y lo que dejó de latir en él. Porque, de algún modo, todo lo que nos envolvía y abrazaba, parecía girar continuamente entorno a su existencia. De hecho, creo que esta nunca resultó ser mi historia. Suena extraño decirlo.

Living after midnight.
—La vida tiene sentido —dijo de pronto—. Mira a tu alrededor, Stiles. ¿Qué es lo que ves?
Stiles pareció pensarlo detenidamente, cuidando acertar con las palabras adecuadas. Echó mano a la botella de whisky barato que reposaba a la izquierda de la barandilla y tomó un trago. Largo, pausado. Luego, apartando la botella polvorosa de sus labios fruncidos, torció una mueca amarga. Capullo, pensé, ese era nuestro último cardenal en el estómago.

—Muerte —soltó. Como una bomba. Rápida, letal. De esas que lo destruyen todo; esperanzas, sueños y gloria. «La jodida gloria.» Las palabras del teniente flotaron sobre la nada, entre vahos de alcohol e insomnios a media noche.
—Exacto —sonrió Ébola—. Muerte. ¿Y qué es la vida sin la muerte? Nada.
—Nada —susurré.
—La vida tiene sentido, Stiles. Al menos lo seguirá teniendo mientras coexista con la dama de negro.
Stiles rió. Fue una risotada amarga, taciturna. Ébola le siguió con una de sus mejores sonrisas mustias.
—¿La has sacado a bailar alguna vez?
—Todos los puñeteros días de mi vida. —Y  yo seguí mirando al cielo.

16 comentarios:

  1. Final terriblemente alucinante, como siempre. Me encantan los finales que te dejan con buen sabor de boca.

    Está claro que la vida sí tiene sentido, si no, ¿para qué nacemos? ¿Para qué vivimos? Todo nuestro camino está enmendado por distintos sucesos que hacen que nuestra existencia tenga sentido. Para algunos más que para otros, claro está. Porque, a lo largo de la vida es cuando descubrimos su verdadero significado, la verdadera esencia de la vida. Nadie dijo que fuera fácil, por eso, como tú dices, hay que sacarla a bailar todos los días.

    Buena narración, buen enfoque, y espectacular diálogo.

    (cada día me encantas más)

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  2. "Un día estás en lo más alto, rodeado de fama, poder y putas, y al otro estás comiéndote tu propia mierda en las entrañas de este infierno", esta frase es impresionante, de película. Y es que con esto se refleja cómo pueden cambiar las cosas, y cómo de rápido.
    El sentido de la vida es que, cuando tú mueres, otro nace, cuando tu caes, otro se levanta. Si hay muerte, hay vida. Demasiado fácil para no haber algo más detrás de esto.

    Muy bueno Kryptonite, de verdad, no se cual adjetivo hacer servir, me ha encantado.
    (y la canción, es amor)

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. American History X, grande. La imagen de Daniel diciendo eso la tengo guardada de mil formas: en color, en blanco y negro, en gif, como imagen quieta...
    Yendo al texto, que viene a ser lo que importa, tan bueno como siempre. Me ha encantado la pregunta final, en apariencia mucho menos profunda que lo que se ha dicho antes pero para mí muy importante. Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, podía imaginarme el escepticismo de Stiles y la frialdad de Ébola (nombres por cierto geniales), y la frase que deja en segundo plano totalmente al protegonista "creo que esta, nunca resultó ser mi historia" fantástica y durísima. Pero ese final.. BRAVO!

    ResponderEliminar
  5. Una entrada con garra que refleja la pura realidad. Ébola tiene razón, aunque a veces la vida no tenga sentido, sí que lo tiene; tan sólo tenemos que aprender a interpretarlo.
    Ya me gustaría a mí ser tan valiente como ellos y poder sacar a bailar a la dama de negro todo los días.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Como una bomba. Rápida, letal. Así es como me he quedado yo. Este texto es simplemente perfecto. La vida es así y punto. Un día estás en lo más alto, al siguiente también pero al tercero estás como una mierda.

    (besos sinceros)

    ResponderEliminar
  7. buaaaah, es realmente genial.
    Ese último diálogo es asombroso, esas últimas palabras, ese baile infernal de cada día.

    crêpes.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado especialmente el final, porque da qué pensar. Es como una metáfora a la vida.
    Tu comentario me sorprendió. La verdad es que sí que escribo. Y según dicen lo hago bastante bien, porque llevo dos años seguidos ganando un concurso bastante importante de mi ciudad, aparte del de mi instituto. Pero yo no he visto que escriba de ninguna manera especial. Por eso tu comentario me ha alegrado mucho. Nunca nadie me había dicho que tenía algo "especial" en la forma de escribir. Sin embargo, no sé por qué, pero no creo que quiera escribir historias en mi blog. No sé, tal vez son demasiado íntimas, y aunque no tengan una relación directa conmigo, sería como enseñarle al mundo una parte de mí que no acostumbro a mostrar.
    De todas formas, tu comentario me ha dado mucho en qué pensar, y a lo mejor me abro otro blog dedicado en exclusiva a escribir historias. ¡Quién sabe!
    Muchas gracias.
    Y, cómo no, un guiño ;)

    ResponderEliminar
  9. ¿Y muerte sin vida?

    La vida adopta el sentido que nosotros le damos, no el que la muerte le da. La vida es el trayecto en tren y la muerte la última parada. ¿Sentido? Demasiado.

    ResponderEliminar
  10. Hola. Navego por blogs y hoy te leo. Me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Oh dios mio que heavy. Que final, escalofriante!

    ResponderEliminar
  12. quéfinal es genial.

    (si no te importa, me quedo por aquí para leerte cada vez que pueda)

    latidos llenos
    de
    morfina


    p.D Hannah ha vuelto :]

    ResponderEliminar
  13. Un descubrimiento tu blog :). Me han gustado los persoajes y me han impresionado sus nombres (Ebola)

    ResponderEliminar
  14. La vida, claro está, no tiene ningún sentido sino va unida a la muerte.
    Askfklaf, increíble. El diálogo es fascinante (porque, entre otras cosas, tiene un magnífico final)

    ResponderEliminar
  15. (me encantan estos fragmentos tan despedazados, tan desgarradores)

    ResponderEliminar