Gimme shelter.

War, children, It's just a shot away.
Love, sister, It's just a kiss away.
Stiles llamaba a esto infierno. Yo me limitaba a llamarlo purgatorio. La gente solía preguntarme qué era lo que sentía y lo que dejaba de sentir aquí. Nunca supe qué responder. Porque daba igual dónde me encontrara, yo siempre me sentía igual; como si ésa cerveza fuera la primera y la última.

Stiles.
¿Qué?
Tu mujer ha llamado.
Stiles dejó sobre la mesa la baraja de cartas arrugadas y sonrió mientras miraba al cadete. Ébola también sonrió, con una esas muecas torcidas que me ponían los pelos de punta. Me miró mientras lo hacía. Se me entrecortó la respiración levemente, pero no aparté los ojos de su cara tatuada.
—¡Que le den a esa puta! —gritó Stiles de repente mientras empujaba la mesa y la arrojaba contra el suelo. Las cartas volaron por la estancia y el dinero se perdió bajo las botas de los demás soldados.
—Esos eran mis últimos dólares —dije desde la silla metálica—. Gracias, capullo.
Ébola se retorció entre carcajadas. Se agarró el estómago con las dos manos y cerró los ojos con fuerza. A él también le costaba respirar. Estaba colocado.
—Anda y que os revienten esos ojetes apretados de nenas que tenéis. —Se levantó despacio y se dirigió hacia la puerta. Por el camino fue recogiendo los billetes rotos y las monedas sucias del suelo. Yo seguí sentado en la fría silla de metal. Stiles también se sentó, mostrándome una sonrisa desvaída.
—¿Estás casado? —pregunté.
Stiles se relamió los labios y se pasó la mano por la frente sudorosa. En ocasiones no entendía por qué hacía lo que hacía.
Sólo en cuerpo —respondió mirándome fijamente—. En espíritu soy libre.
Rectifico; nunca entendía lo que hacía. Y probablemente nunca llegaré a entenderlo.
¿Por qué te casaste con ella si no la quieres?
Sus ojos azules parecieron brillar durante unos efímeros segundos. La chispa de la ira siempre revoloteó a su alrededor. Ese era su encanto habitual.
Suspiró y se rascó la cabeza rapada mientras enseñaba con una sonrisa los dientes blancos. Era un capullo, pero un capullo con suerte. Si fuera mujer probablemente me lo tiraría.
La quería —susurró.
¿Qué pasó?
¿Qué coño crees que pasó? Lo de siempre —respondió. Nunca vi a Stiles afligido, y esta no se convertiría en la primera vez—. El vecino, el jardinero, tu mejor amigo… Qué más da. Da igual, ¿sabes? Da igual. No importa con quién sea, porque siempre te darás cuenta de lo mismo; ella nunca fue tuya. Aquí, en el infierno, nada importa. Y eso incluye a tu miserable vida.
Me miré la palma de la las manos y pensé en lo que no debía pensar.
¿Tú no estás casado? —preguntó él. Y yo nunca supe qué responder.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me da mucha pena que el amor se disuelva con el tiempo, pero más aún que haya otros que ayuden a dicha disolución removiendo la cuchara rápidamente.
    Qué horrible saberlo desde el mismísimo infierno, Stiles.

    crêpes
    rellenos de
    Nutella.

    ResponderEliminar
  3. Hostia, esa foto.. me la pasó una amiga una vez diciendo que le recordaba a mí. Tengo el pelo liso y mi ex iba rapado, pero yo nunca encontre más similitudes jaja
    La canción mola mucho, me ha gustado como quedaba con el texto. :)
    Y yendo al texto (siempre comento por apartados xD) también es bueno. Sí, es una lástima que el amor se disuelva... aunque me he vuelto tan escéptica hacia ese tema que ya no espero lo contrario. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Otra vez, sí señor, los pelos de punta. Me quito el sombrero contigo, señorita :)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Stiles, quizá sea porque me recuerda a uno de los chicos de Teen Wolf, pero ha sido leer el nombre y descubrir sus ojos azules y <3 En fin, a lo que iba, a mí me gustan todas tus historias, pero estas ambientadas en la guerra son geniales. Y me gustan estos protagonistas, que parecen que han llegado a las trincheras ya rotos.

    ResponderEliminar
  6. quéputapasada

    Como ha dicho chica león, Stiles me encanta, me ha enamorado (aunque los tíos rapados nunca me han gustado), él ha tenido suerte, bueno, al parecer no tanta...

    ResponderEliminar
  7. Es triste que el amor se desvanezca de esa manera pero la forma en que lo has escrito lo hace todo más suave (en parte, vaya)

    En fin, que es un texto realemnte, que vale la pena, que pone los pelos de punta y que relata la pura y única verdad.
    (besos rellenos de felicidad)

    ResponderEliminar
  8. asdkhgjdjg ¡esta escena mola un montón, demonios!
    *--*
    en cuanto tenga tiempo investigo a fondo Kryptonite, y a esta panda sobre todo *-*
    me quedo, tu estilo hechiza. directo, bang.

    ResponderEliminar
  9. Ai, K. Parece que no, porque ya no comento tus entradas, pero te sigo leyendo cada jodida vez que actualizas... Y qué decirte que no sea evidente? Cada vez que te leo muero de amor.
    Ébola me encanta. Es genial. Y el amor... Creo en el amor eterno, pero también creo que no todos tienen porque serlos.
    Un beso Kryp. Sigue así!

    ResponderEliminar