Young Lust.

Enajenación mental.
1.     Perturbación o trastorno de las facultades mentales.
2.     // demencia, locura.


Estoy colapsado.
Es una sensación complicada y desagradable, de esas que te arrastran de raíz, que destroncan articulaciones, dejándote indefenso e inmóvil. Como un jodido lisiado, un tullido. Pero uno acaba acostumbrándose. No es como un agujero en el pecho o un vacío en el estómago. Es más como el mordisco de la muerte. No duele, no escuece. Es una sensación fría.
«Las quemaduras frías son las peores.»
—¿Crees en la entidad de los monstruos? —pregunté.
La bajita pelirroja se relamió los labios y a mí se me puso dura. Ella sonrió. Hizo caso omiso a la pregunta, pero no me sorprendió. Me miraba a los ojos desde abajo, decidida. La perturbación de la lujuria era más que palpable. Yo seguía igual de aletargado.
—Voy a ir al infierno por esto —susurré—. Y lo sabes.
—Soy cómplice, ¿recuerdas? Si te destierran bajo las llamas del inframundo —dijo mientras me mordía el lóbulo de la oreja—, yo voy contigo.
—Entonces ya pueden ir preparándome el billete.
Le agarré las nalgas con fuerza y atraje su cuerpo hacia mi cintura. No sé cómo lo hacía, pero siempre conseguía que me perdiera. ¿Lo mejor? Me importaba una mierda.
—Prepárate —ronqué entre caricias—. No pienso ser un caballero.
Le sostuve el pelo rojizo con la mano izquierda y le mordí la boca. Mis labios quedaron inundados de cerveza y brochados de carmín. Maldita cría. No sabía nada del mundo, no sabía nada de mí. Pero eso no parecía importarle mientras me metiera bajo sus sábanas. Nunca pregunté una edad, nunca pedí un nombre. Lo único que deseaba eran sus labios, aunque sólo fuera durante el descanso entre clase y clase.
—Si esto es el infierno —suspiró entre besos—, quiero quedarme.

Ooh, I need a dirty woman.
Ooh, I need a dirty girl.
Sonreí. Maldita cría. ¡Maldita cría! Aparté su cuerpo voluptuoso de un empujón y me limpié la boca con el dorso de la mano. Ella cayó sobre el suelo de culo y yo estallé en una carcajada amarga.
—¡¿Se puede saber qué haces?! —gritó airada. El pelo revuelto le caía en casada sobre los pómulos níveos. Me miraba con esa cara de salvaje que tanto me ponía. Estaba medio desnuda sobre el asfalto húmedo, con los labios hinchados y las pupilas dilatadas. Su cuerpo se estremecía en pequeños espasmos de placer y corrientes de ira. Me estaba esperando. Y no me tenía miedo. Nunca mostró indicios de tenerlo. Supongo que eso fue lo que me atrajo a ella; el hecho de que pudiera mirarme a la cara sin un dar un mero pestañeo.
—Qué coño sabrás tú del infierno —le espeté mientras sacaba un cigarrillo de la cazadora.
—Sé que te deseo.
—¿Enserio? Vaya, creía que las chicas de tu edad todavía jugaban con muñecas.
Ella se levantó despacio, mirándome con cautela. Yo encendí la punta del cigarro y me lo llevé a los labios. «Echo en falta el polvo.»
—Tengo diecisiete años, no soy una niña.
Chasqueé la lengua y sonreí con ironía. La pelirroja empezó a abotonarse la camisa de cuadros, despacio. Seguí disfrutando de las vistas mientras tuve la oportunidad. Una vez se vistió del todo, eché una buena calada y solté el humo por las fosas nasales. «Arde, quema. Muero, me consumo lentamente. Y a nadie le importa. Ni siquiera a mí.» Ella me seguía mirando con esos profundos ojos verdes. Cuántas veces me sumergí y ahogué en ellos.
—No juegues con fuego, o te quemarás. —Y eché a andar.
—¿Cómo te llamas?
«No juegues con fuego,» pensé, «o te quemarás.» Arderás, quedarás consumida y reducida a cenizas. El tiempo y el viento se ocuparán del resto.
—Ébola —grité de espaldas—. Me llamo Ébola..

11 comentarios:

  1. Oh sí.
    (no sé qué pasa con el post, pero me sale como 20 veces en el escritorio)

    ResponderEliminar
  2. El artículo que puse es de Jesús Iglesias, lo saqué de aquí: http://diariodepontevedra.galiciae.com/nova/182967.html
    Me alegro de que te parezca interesante lo que cuelgo... tener poquísimos lectores pero que les agrade lo que pongo es satisfactorio. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. me he quedado tan boquiabierta que me es imposible pensar algo con sentido.
    hacía mucho tiempo que un blog no me enganchaba tanto. he releído ésta entrada como unas cinco veces sin exagerar y en cada una de ellas me gusta más y más.
    es puramente encanto, fuerza. es intenso. se vive. se nota.

    gracias por escribir de ésta forma.

    ResponderEliminar
  4. Dios, ¡si yo tuviera pitilín también se me pondría dura con esta chiquilla! Me encanta Ébola, cada día un poquito más :)

    ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
  5. Vaya con las pelirrojas, todo fuego. Aunque es una escena de pasión y lujuria, a mí me ha transmitido dolor y tristeza, esa frialdad que siente Ébola.

    ResponderEliminar
  6. ¡Oh, dios! Es un texto que realmente da escalofrios: por la pasión y por la tensión al final.

    No sé como se puede escribir tan bien, de verdad. Ébola es una persona que siempre llama la atención (al menos para mi).
    (besos rellenos de felicidad)

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la rudeza de la historia pero no paro de repetir que me encanta la originalidad en los nombres

    ResponderEliminar
  8. Joder. Que sepas que me has tenido pegada a la pantalla leyendo, leyendo y leyendo. Me encanta. Me encanta. Un relato brusco, pasional y tenso. Es perfecto. ¡Y vaya con Ébola!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el personaje, de verdad.
    Me he mantenido muy entretenida...
    Suerte
    xoxo

    ResponderEliminar
  10. Cuando vi esta entrada repetida mil veces en mi escritorio pensé en no leerla (jajajaja) menos mal que lo hice, por Dios, qué intensidad. Qué desgarradora. Es perfecta desde la primera palabra hasta el último punto.

    Viele Grusse.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola hola! Resulta que me encontré con tu blog y me ha encantado *•* (por cierto, tienes una seguidora más). No he tenido mucho tiempo de leerlo pero prometo que lo haré desde que consiga un huequito. Bueno, y ahora me presento: Soy C. Joule como mi nuevo yo, y como mi nuevo yo quiere decir que no soy nueva en este mundillo pero sí que tengo un nuevo blog esperando a que alguna personilla como tú deje su huella en él (espero que no suene demasiado desesperado y publicista, ya que solo intento ganar alguna opinión y crítica, todo el mundo sabe que un blog se alimenta de comentarios) y bueno, aquí te dejo la dirección por si al menos te ha sonado buena la propuesta http://cosquillasenfinesdesemana.blogspot.com.es/
    Besos volados de un pequeño pájaro de Julio; espero verte !

    ResponderEliminar