Ruinas de una gran ciudad.


Stiles miraba al cadáver con aire moribundo. Estaba allí, de pié frente a la masacre. Agarraba la M16 casi con determinación, intentando mostrar un cierto aire a soldado caprichoso. Pero se estaba mintiendo a sí mismo. Temblaba. Tenía el pulso acelerado y la respiración entrecortada. Se ahogaba bajo el ímpetu de un río de sangre. Ébola se le acercó por detrás con andar despreocupado y le agarró del hombro. Stiles no reaccionó; seguía absorto en las ruinas de lo que fue una gran ciudad. Ahora sólo quedaban despojos humanos y piedra caliza.
—Hoy el mundo no es blanco o negro. Hoy el mundo es rojo. Como el color de las vísceras y las entrañas. Como la sangre que se ha vertido sobre esta tierra —declaró Ébola con voz clara y monótona mirando al suelo. Estaba empapado en sudor y polvo cobrizo. Parecía hiperventilar, pero lo disimulaba bien. Soltó un largo suspiro, dejando escapar el aire cálido de sus pulmones, y continuó—: Pero estamos tan habituados a ver ese color sobre nuestras botas mojadas que ha dejado de importarnos. Estamos ciegos.
Stiles apretó con fuerza el fusil y la mandíbula. Probablemente también el corazón. Ébola me miró y se acercó lentamente a mí. Le corrían gotas húmedas de sudor por el rostro, limpiando poco a poco todo rastro de suciedad. Todo, menos la tinta de sus tatuajes. Empezamos a caminar en dirección al Humvee, dejando atrás todo remordimiento. Ébola cogió aire y soltó una carcajada imperceptible.
—Mi abuelo luchó en Vietnam —dijo de repente—. Era un puto borracho que abusaba de su esposa y apagaba colillas encendidas sobre su hijo. Murió solo y colocado. Un auténtico héroe.
El viento cálido nos golpeaba con fuerza. Aquella, sin duda, había sido una tarde ávida y ardiente. Ébola sonrió mientras miraba el rastro tenue y desidioso de lo que quedó tras la batalla. Tenía el semblante ensombrecido y un sinfín de marcas y arañazos sobre el chaleco anti-balas.
—¿Te he hablando alguna vez de mi padre, Sloan? —me preguntó divertido—. El Sargento John sirvió durante la Guerra del Golfo. Nos dejó, a mi madre y a mí, no sin antes pegarme una paliza y llamarme inútil. Estaba jodido y nos dejó. Nos abandonó. Mi madre se suicidó poco después. Yo estaba en la habitación de al lado jugando a los soldaditos —Ébola esbozó una sonrisa mientras acariciaba el gatillo del fusil—. Pero esto no es un juego. Nunca lo ha sido. Si Stiles no lo entiende, debería dejarlo.
Seguí caminando con el modo automático. El sol ardía en todas y cada una de mis venas. Era agradable sentir calor de vez en cuando. Porque no éramos más que cartas falsas en una baraja de naipes. Nos dirigíamos rumbo a líneas enemigas. Empapábamos el suelo de sangre islamita allá por dónde pasábamos. De esta tierra no nacen árboles ni frutos. Nacen cadáveres y sufrimiento. Y yo corro. Huyo. Sangro. Rijo sobre un destino marcado por balas y pólvora. Me arraigo a una tierra que sangra, que implora. Mis manos desnudas se han visto tintadas de rojo, de cólera. De guerra. Y eso, ¿qué importa? No me está matando; me está destruyendo.
—No puedo pretender llevar una vida. Ya no digo llevar una vida normal o entera, digo simplemente llevarla. Porque creo en algo etéreo, miserable. Pútrido. La vida no es más que una estela de polvo y cenizas, un instante fugaz que gotea de entre tus dedos —dijo Ébola con voz tenue—. Aquí, mi corazón ha encontrado un lugar para ser libre.
—Próxima parada; Kandahar —oí a lo que parecieron cientos de kilómetros—. Muchachos, la gloria está a tan sólo unos kilómetros de distancia.

¿De verdad?

18 comentarios:

  1. AAAAAAAAH! Bueno aquí vengo yo, una adicta a esta historia como bien sabes. ¿Pesado? ¿PESADO? Nada de lo que tú puedas escribir es pesado, y a mí me encantaría leerla entera ya lo sabes. (Sobre Iseur y Lucio y te había dicho que estoy entusiasmada, y si no te lo había dicho, te lo digo ahora jajaa)
    Ahora al texto: Sabía que Ébola estaba jodido, pero el pobre carga sobre sus espaldas lo peor de lo peor, y no sabes la pena que me da. Solo espero que cuando escribas el final de este proyecto le des un final digno. Stiles, a Stiles me lo imagino como el alma de un niño pequeño que descubre la naturaleza del ser humano llena de tinte rojo. La gente dice que las guerras siempre son duras, pero no es eso. Las guerras son destructivas, no hay ganadores, ¿quién gana cuando mueren tantas personas?
    ¡Kryptonite sigue así!
    Una cosita, te ha faltado una H en "Aquí, mi corazón ha encontrado..."

    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  2. La guerra ha provocado tantas cosas, ha cambiado a tanta gente y ha hecho tanto mal en la humanidad, que aunque quisiéramos arreglar algo, sería un error. Pero tampoco debe ser fácil por los que luchan allí, y tampoco para estos personajes, para nadie.
    La verdad es que siempre me han gustado bastante las temáticas de guerras, siempre he tenido mucha curiosidad en ello.
    Sobre mi perspectiva, para nada se me ha hecho pasada, me está gustando mucho, de verdad.

    ¡Un abrazo enorme, K.! :)
    P.D.: Sobre la procedencia del nombre de Gwyneira. He estado buscado un poco y lo que he encontrado ha sido que: Por una parte, Gwyn significa 'blanco como la nieve', y por otra, el nombre combina con el 'eira' que vendría a ser algo como 'nieve'. Y el nombre proviene de Gales.

    ResponderEliminar
  3. La frialdad de todos estos personajes yo creo que es una de las cosas que más me impacta de esta historia que, perdona que te diga, no es para nada pesada. Es más, yo diría que pocas personas harían de un tema tan trascendental -como es la temática de la guerra y los militares- algo digno de ser leído. Se nota que controlas del tema, se nota que en tu cabeza tienes bien estructuradas las pautas de dicha historia... déjame confesar que estoy ansiosa por leer el final. El caso es que también es increíble el pasado de todos ellos. Los padres. Yo siempre he pensado que la actitud que toman nuestros progenitores es lo que causa nuestro comportamiento futuro. Mira lo que sucedió con Franz Kafka, por ejemplo. Estás tratando de maravilla el conflicto generacional. No sé si lo has planificado o simplemente lo has ido improvisando sobre la marcha, pero quiero que sepas que estás consiguiendo una intriga argumental increíble. Espero que algún día juntes todos estos fragmentos y lo conviertas en una novela. Merecerá la pena.

    Otra cosa te quería decir: en mi opinión, no es necesario que rectifiques algunos fragmentos. Yo creo que lo máximo que puedes hacer es pulir la personalidad de tus protagonistas, pero ni se te ocurra reformarlos: están perfectos así. Yo creo que tienes un don muy desarrollado y escribes, perdón por la expresión, de puta madre.

    Creo que deberíamos mantener una conversación, estoy segura de que sacaríamos cosas de gran provecho.

    P.D: ¿Tienes alguna red social más para seguirte la pista?

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  4. No me gusta que estanques esta historia porque si no te lo he dicho antes es una de mis favoritas. La verdad es que me encantan las frases que suelta Ébola, porque están cargadas de dolor (aunque él no lo note) y dan qué pensar. Me gustaría saber cómo hubiera sido Ébola si no hubiera pasado por todo lo qué pasó. Las circunstancias del pasado te hacer ser cómo eres, pero yo me pregunto si hubo algo "muy fuerte" que marcó a Ébola para siempre y que le hizo ser cómo es, o fue un conjunto de pequeñas desgracias (como su padre, etc.) No sé si lo dijiste ya anteriormente en alguna otra entrada, pero tengo curiosidad.
    Nunca está mal tomarse un descanso en las historias y leeré encantada IX (no leí el principio, así que tendré que ponerme al día)
    Si te digo que eres asombrosa escribiendo espero que me creas.
    ¡Un beso, K!

    ResponderEliminar
  5. Conseguí adentrarme en la historia, en la guerra, en los maltratos y todo lo que lleva este relato. Espero que no dejes de escribir esta historia, porque a mi me encanta y quiero seguir leyendo! Voy a leer alguno de los proyectos que mencionaste, me suenan bien. Espero que estes muy bien y que sigas escribiendo, porque me encanta!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. De verdad que nunca me quedo indiferente con cada una de las cosas que escribes. Ha sido grande, y fuerte. E incluso aunque sólo hubieses puesto la "información militar" que dices que hay en mayoría, habría sido interesante de leer (o al menos para mí, que me encantan esas cosas).

    (Por cierto, muchas gracias por el comentario. Ha sido curioso, porque justo ojeaba tu entrada, y al volver a Blogger, me he encontrado tu comentario. De nuevo, muchas gracias)

    Un beso <3

    ResponderEliminar
  7. Que bueno! Escuchala esta muy buena!

    ResponderEliminar
  8. Me meti de lleno en la historia. Me ha arrollado y me has dejado con cara de tonta, porque es genial y no me esperaba una historia así.
    Un beso, te espero:
    http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Los corazones siguen la biología del cuerpo humano. "Duerme el corazón en mi pecho, esperando, con paciencia, gritar aquello que lleva dentro. Cosiendo y descosiendo sus labios en noches cuando solo le escucho yo" le escucho, otra cosa es que no deje que le escuchen los demás. ¡Me alegra que te haya gustado la frase!

    ResponderEliminar
  10. Ay por favor, ¡qué genial!
    Siempre me gustaron las historias de polvo y ceniza. ¿Sabes? yo creo que el problema no es estar ciego, en el sentido literal de la palabra, sino tener ciego el corazón.
    Me ha encantado :)
    Un beso enorme bonita!

    ResponderEliminar
  11. Aquí es visto algo distinto y no lo digo por el tema, sino por la forma en que está escrito. Tal vez se deba a que hace mucho que no me paso (puede que se deba a eso xD) o puede que haya algo realmente que sea diferente a todas esas veces en las que mencionaba un "algo" que no terminaba de encajar. Pues aquí no aparece, se ha esfumado.
    La guerra es algo que, sencillamente, considero innecesario como acto humano; y de ocurrir, debe ser retratado con el mayor realismo posible para que de una vez por todas nos demos cuenta de que los conflictos no se solucionan de esa forma. (Esto es más una crítica subjetiva.)

    :) Espero que sigas adelante. ¡Un beso!

    PD:Al final dejo abierto el blog, publique o no publique jajaja Soy un caso perdido. Pero si lo ves cerrado, no te asustes.

    ResponderEliminar
  12. Tienes un talento de la señora hostia.

    ResponderEliminar
  13. es una lastima que nos llegue a comprender de que van las historias (suponía que solo eran entradas, pero por tu descripción posterior, me doy cuenta que cada cual parece un proyecto), aunque creo me iré enterando con el tiempo de que van cada historia, ya que no pienso irme de aquí y espero tu sigas pasteando.
    en cuanto a la historia, (esta es mi critica, espero no suene pesada, ya que no es mi intención, al contrario) me pareció un tanto trillada, colocaste que para alguien que no estaba habituada al mundo bélico le parecería pesada, por mi parte, estoy habituado a él, he escrito un par de historias sobre guerra (ademas de leer otras) y en general el plano psicológico del acto de asesinato, es algo que me interesa(estudio psicología, 2 año, todo el trasfondo producto de la irrealidad o la irracionalidad tacita, realmente me interesa). No observe nada nuevo, el personaje de Ebola, me parece muy caricaturezco, (aunque tan solo teniendo como referencia este pequeño fragmento, no puedo generarme una impresión mayor), supongo los personajes son aun mas complejos, sino, me parece superficial; siendo de guerra, esperaba un poco de descripción, del acto en si, la adrenalina, la voluntariedad del momento.
    Como siempre, y como lo se, tu forma de escribir, técnicamente es muy buena, es capaz de generar sensaciones, lo he sentido en otras entradas, pero como lo reconozco en el sin fin de historias que existen, toda temática ha sido descrita y desarrollada, lo importante, aunque suene banal, no es el contenido, sino la forma en la cual se presenta. (no espero sonar arrogante, pero es lo que pienso).
    Una pregunta, ¿que edad tienes?, me agradaría saberlo, y en que cantidad de paginas has avanzado en tus historias; yo por mi parte tengo 21 años, he escrito muchas cosas de corta extensión (10 a 20 pg) y una novela de mas de 320, aunque en mas de 2 años (no es de muy buena calidad, ya que fue un proyecto que me esmere continuar a pesar de que fue una idea no muy precisa e idealizada en mis 15).
    Espero no ser una molestia, hace mucho no escribía un comentario tan extenso.
    un beso, suerte.

    ResponderEliminar
  14. Eres muy talentosa! Tendré que ponerme al día y leer bastante porque estoy algo perdida pero ya lo haré :)

    ResponderEliminar
  15. Hacia mucho que no me pasaba por aquí y estoy un poco perdida, ahora voy a mirar las entradas antiguas jeje
    Muy bueno, como siempre!

    ResponderEliminar
  16. Bueno, bueno, bueno. Yo acabo de llegar, así que no sabía que este escrito formaba parte de algo mucho más extenso... pero he de decir que me ha gustado bastante, incluso como un simple relato :)
    Tu forma de escribir es muy fluida, pero también profundizas, y eso es algo difícil de conseguir (por eso no me ha hecho falta mirar el resto de fragmentos que has colgado en el blog, aunque si me animo, a lo mejor los leo ^^).
    El tema en sí bonito no es, ni es tampoco lo que estoy acostumbrada a leer, pero me parece bastante acertado abordarlo desde ese punto de vista, el del nihilismo, el sinsentido, la locura.

    En fin, ¡muchos ánimos con tus historias y gracias por pasarte por mi blog!
    ¡Un beso! :D

    ResponderEliminar
  17. És increible, de debò. La facilitat que tens per escriure tots aquets relats.. Ja em diràs algo (m'interessa la teva opinió, sí, jajajajaja)

    Un petó enoooorme!

    ResponderEliminar
  18. Kryptoniteeee! Odio que estés desaparecida, vuelve pronto que necesito volver a leer algo tuyo :( (me encanta a todo esto la información sobre los personajes)

    ResponderEliminar