I gave you all


But you rip it from my hands
And you swar it’s all gone
And you rip out all I have
Just to say that you’ve won

El mundo me rehuye y en el fondo sé que no me importa. No tengo nada que perder. Me deshice de todo lo que creí mío tras el entierro de mi padre. Recuerdo el funeral y la lluvia calándome hasta la médula de los huesos. Mi alrededor era oscuro, frío. Ausente. Solo se palpaba el silencio de una vida amarga e inerte. Muerta. La familia de mi madre no apareció; dejó de existir tras la boda, el cáncer y, finalmente, la muerte. Mi padre no tenía familia, o, al menos, eso decía. Así que allí estábamos; Mike, Podsey y yo, de pie frente a algo que no acabamos de comprender. Mi estómago palpitaba inquieto mientras mis párpados temblaban de frío. En ellos bailaban la escarcha y el vaho que sobrevolaban la estancia. No podía pestañear.
Mis ojos miraban al frente, a un hipotético y lejano horizonte. Sin embargo, una misma imagen, estática, se repetía una y otra vez en el interior de mis cuencas; un cuerpo encharcado en sangre, flotando sobre el suelo púrpura del salón. Seguí mirando al frente sin mover un solo músculo del rostro. Mike y la vecina parecían querer rehusar el alejarse del ataúd carcomido. No entendí por qué; estaba cerrado. Aunque, pensándolo fríamente, era eso o ver treinta y cinco puñaladas a lo largo y ancho de un tórax pálido, una sien perforada y una mueca profunda trazada desde las comisuras de los labios violáceos hasta las orejas.
—Dios sabe que lo intentó —sentenció el cura.
No me permitía pensarlo. ¿Intentarlo?, ¿realmente lo había hecho? Cuando miro hacia atrás tan solo siento el aliento del alcohol recorrer mi espalda. Cálido, repugnante. Aún reparo en los moretones bajo la camisa holgada y los billetes y el polvo blanco sobre la mesilla del comedor. La suciedad, los párpados amoratados, los susurros tras las puertas, los gritos agitados sobre mi cabeza. Recuerdo una vida, pero no una infancia. El dinero mueve al mundo y nosotros no teníamos una mierda. Supongo, esa fue la razón por la que le metieron un cuchillo en la boca y acabaron con una vida inexistente.
Me sentí aliviado.
Mike sollozaba, asustadizo. Veía correr por sus mejillas sonrojadas brillantes líneas de ignorancia, de miedo. Tenía las manos escondidas bajo las largas mangas del jersey. Era tres tallas más grande, por eso le cubría las rodillas huesudas. Podsey le acariciaba la cabeza lentamente. Era una imagen patética de una efímera muestra de lástima, como cuando ves a un perro deambular por la calle; solo, hambriento y con la mirada perdida. Me daban ganas de vomitar sobre su cara arrugada.
Mi cabeza ardía. Quería abrir el ataúd de madera y escupir sobre un cadáver al que no conocía. Quería golpear la carne blanda, gritar sobre un rostro demacrado. Quería huir. Pero permanecí pasivo frente al umbral de la puerta. Día, tras día, tras día. Postura que acabaría adoptando hasta el fin de mis días. No quería atravesar la delgada línea entre la vida y la muerte. No quería ver, no quería sentir.    
Quería desaparecer.
—Tenemos un funeral dentro de media hora, les rogamos abandonen la sala.
Me temo, sin embargo, que yo abandoné algo mucho, mucho más importante.

10 comentarios:

  1. Antes de volver a releer el fragmento, he puesto la canción de M&S que has anotado en la entrada,(I gave you all), y al empezar a leer, he sentido como si tus palabras formaran vida. No se explicarme, perdóname. La melodía les diera valor. Creo que la has encajado muy bien con el texto.
    Que decir que no sepas, (porqué me repito, y no quiero ser repetitiva). Que espero que esto de sentir que lo que escribes es una mierda, que se pase pronto. Porqué no creo que nadie de aquí piense que esto y lo demás que escribes lo es, para nada del mundo. Sólo tenlo presente. Que espero que cuelgues más textos, aunque pasen eternidades entre medio.
    "Recuerdo una vida, pero no una infancia", (no se por qué, pero me ha calado un poco esta frase).

    Un abrazo muy, muy, muy enorme, Kryptonite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Perdón por borrar ese comentario, (me he sentido un poco tonta al ver que volvías a tenerlo... xd).
      :)

      Eliminar
  2. Ha sido increíble, me ha impactado, la última frase me caló.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. me he queda sorprendido, realmente siento una personalidad en lo que escribes, es muy agradable de leer, saber que las palabras no se atiborraran o las siguiente frase sera un desperdició, preocuparme de que va la historia, preguntarme, que es lo que sucedió o va a suceder, y no, si quizá quisiste decir esto o aquello.
    un beso.
    Leonard

    ResponderEliminar
  4. Jo-der. "Recuerdo una vida, pero no una infancia. El dinero mueve el mundo y nosotros no teníamos una mierda. Supongo, esa fue la razón por la cual le metieron un cuchillo en la boca y acabaron con una vida inexistente." Ponerme a leer blogs y encontrarme con esto. Con algo de lo mejor.

    ResponderEliminar
  5. K, te había echado mucho de menos... :)

    ResponderEliminar
  6. Tú texto tiene sentido y es coherente y por eso me encanta.Por cierto como te puedo seguir por que no encuentro como hacerlo.
    http://angelaromeroribera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. es increíble, increíble. Sloan siempre retuerce el mundo hasta volverlo gris y vacío.

    ResponderEliminar
  8. Perfecto, lo tiene todo, TODO :))
    Ya leí hace tiempo tu blog una vez que pasé de casualidad y me alegro de haberme encontrado otra vez contigo ;)

    -E.

    ResponderEliminar