Abraham's duty







«Aquí sangre viciada, anémica y espumosa corre por las arterias»
Friedrich Nietzsche

Caía la noche como un yugo en llamas sobre los corazones dormidos de la ciudad. El frío arañaba la piel, la desgarraba con fervor, dejando una estela de vaho desidioso a su paso. El temor y la escarcha se acumulaban bajo los párpados violáceos, recelosos. Ásperos. No había un resquicio de luz que pudiera bañar las motas de polvo grisáceas que sobrevolaban los escombros de la ciudad. Los desechos y los cráteres aún conservaban el calor y los bramidos de aquellos días intranquilos negados de paz. Los aullidos quedaron olvidados, las víctimas fueron evacuadas. Ahora todo parecía estar enterrado en un eterno y sumiso silencio, en un plácido y mediocre caos.
Soplaba el viento mientras mis ojos flanqueaban los alrededores. Notaba los hilos pálidos y fríos de la sangre reseca aprisionar los poros de mi piel. Mis pasos agitados resonaban sobre el asfalto desmenuzado. Uno tras otro se balanceaban al compás de mi respiración. Era un sonido hiriente, solitario, un perfecto equilibro truncado por los gorgoteos incesantes que producían mis pulmones calcinados. Esa efímera y enfermiza melodía era lo único conseguía sosegar mi juicio entumecido. Alcé los ojos hacia las nubes turbias y dejé que el viento limpiara mis pecados una vez más. El canto desolado de un águila extraviada distrajo el rumbo de mis pensamientos. El majestuoso ave volaba solitario sobre lo que una vez fueron edificios y monumentos, tarareando un sonido lastimero y suplicante, impropio de la figura solemne que representaba. Observé como se alejaba lentamente hacia el amanecer opaco que nos daba la bienvenida y dejé que los despojos húmedos me perforaran con cada jadeo. Supe entonces que me encontraba igual o más desorientado que el animal, que teníamos algo más en común que el mero hecho de haber perdido un hogar. Éramos libres, los dueños de un futuro incierto. Pero los dos volábamos en círculos entre los escombros que formaban los recuerdos de un ayer salvaje e irracional. Abandonamos lo conocido y nos adentramos en un mundo olvidado.
Sonreí, cansado y dolorido, mientras pasaba una de mis manos temblorosas sobre el pelo enmarañado de mi cabeza. Fijé la vista en la neblina que me hacía frente, tensando mis hombros y apretando el gatillo que sostenía entre los dedos. Nada tenía sentido. Toda acción se vio improvista de calma desde que traspasé las zanjas y los muros de roca derribados. Nada a mi alrededor parecía estar vivo, despierto. La ausencia y el miedo regían las calles austeras. Todo era cenizas, sollozos escondidos tras las esquinas. Ya no quedaba nada, nada por lo que mereciera la pena intentar luchar. Recordé, con una pistola en la mano izquierda y un corazón arrugado en la otra, que Morfeo abandonó aquel lugar y que Dios renegó de él. Pero hubo alguien, de carne y hueso, de vísceras ardientes, que lo destruyó. 
¿Su nombre? Abraham.

12 comentarios:

  1. ¿Dices tú de buena literatura? ¡Para buena literatura la tuya! Caray, te noto súper madura y evolucionada (aún más) en esto de las letras. Me encanta, y no me pienso perder nada de nada.

    ¡Un beso, K!

    ResponderEliminar
  2. "Creo que ya te lo dije una vez; haces de tu vida un libro digno de estar en una estantería." No, no me lo habías dicho nunca y mierda, me has hecho llorar porque es justamente mi intención. No lloré ni cuando una de mis obsesiones temporales, de hecho la que me creó el afán de hacer eso, me dijo que tengo mucho talento. Gracias tía, en serio.

    Plácido y mediocre caos, ¿eh? Me gusta que tengas un nuevo proyecto, empieza desgarrador e interesante como los demás y ya tengo ganas de ver como seguirá (sin embargo mi predilecto es IX y también tengo ganas de leer algo más de él, yo solo lo dejo caer <3)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Te descubro en pleno cambio y voy a quedarme. Por ahora, simplemente continúa, lo haces genial.

    Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. es un comienzo muy admirable, de una temática que por mi parte incita a querer observar que sucederá. Si he de encontrar un pero, si lo hay, quizá para mi la descripción continua del ave y el apropio de la analogía es innecesaria, con solo nombrarla al comienzo o figurar una descripción de la misma, con un toque que los juntase, crearía la forma, pero como lo dije, es solo lo que yo quizá hubiese hecho. He disfrutado de leer este fragmento, el primer párrafo es genial, la imágenes generadas con gran detalle.
    suerte, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me va a hacer falta un mapa para seguir tantas historias diferentes sin perderme... :P

    >>>>> atlantis2050.blogspot.com <<<<<

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Que buena literatura, y bueno sobretod el último párrafo.
    Es la primera vez que paso por aquí, y sin duda me uno a leerte.
    Me cuesta mucho encontrar blogs de este estilo, y me gusta.

    ResponderEliminar
  7. Hola, es la primera vez que me paso por aqui, y como he podido leer, esta entrada es el inicio de un nuevo proyecto, la verdad esque nose como serían los anteriores, pero este, ME HA FASCINADO( en letra mayúscula). Tu literatura es muy buena, y tu forma de narrar y descibir las situaciones fantastica. Me tendras por aqui muy a menudo. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. La leí ayer y no comenté por el simple hecho de que no sabía que poner. No sabía si decirte que habías madurado, que estaba jodidamente bien escrito y que tenía la sensación de que llegaría a ser algo mucho más grande. No sé si es una buena crítica, un mero comentario o qué es pero creo que debía decírtelo, que debía decirte que tenías que seguir. Así que sigue, sigue porque sin tú saberlo estás haciendo de esto algo mucho más grande y sin quererlo tú también te estás haciendo enorme.

    ResponderEliminar
  9. ¡Maldita, con cada proyecto nuevo que nos traes, me haces venir más ganas de continuar leyéndolos todos! ¡Pero eso de que las ganas no estén equilibradas con el tiempo que pasa entre entrada y entrada no es normal! Así que ya sabes, vuelves más pronto por aquí si no me quieres matar en la espera xDD.
    No se que decir, tus historias me dejan con la boca abierta, son tan perfectas (en el sentido de bien hechas, de bien estructuradas, etc...). Y con cada una de ellas te vas superando cada vez más. No creo que haya algo que te pueda decir yo, que no te hayan dicho antes. Sólo que continua así, que hay lectores que aprecian mucho lo que escriben (como yo). Y que por cualquier cosa estoy aquí :)

    Un abrazo, K.

    ResponderEliminar
  10. (Recuerdo que puse esa misma cabecera en mi anterior blog. ¡Que recuerdos! >.<)

    ResponderEliminar
  11. Guau, que lujoso placer leerte :)

    ResponderEliminar
  12. Qué ganas de saber más sobre Abraham. Ya nos contarás más.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar