There's a thin line between love and hate



When a person turns to wrong, 
is it a want to be, belong?
Part of things at any cost, 
at what price a life is lost
[...]
We all like to put the blame 
on society these days
But what kind of good or bad 
a new generation brings



Los civiles creen ser libres, pero, ¿de qué clase de libertad estamos hablando? Nos llaman peones coaccionados, carne de cañón. ¿Creen que por tener un gatillo entre los dedos y un par de balas encasilladas en el corazón carecemos de libertad? Gilipolleces. Yo más bien lo llamaría libertad colectiva envasada al vacío.
Pero eso había dejado de tener sentido. Porque de entre las ruinas que formaban la ciudad y los recuerdos que escondía bajo el caparazón, solo oía el zumbar de las balas y los explosivos que volaban frenéticos alrededor de mi posición.
—Es como si nunca lo hubiera dejado —gritó Ébola—. ¡Como si me hubiera estado esperando con los brazos abiertos!
Kunduz se redujo a nueve días de intensos bombardeos y combates. Disparo, tras disparo, tras disparo. Mi mundo estaba patas arriba, desecho, rojo. Ardiendo. La redada nos había acorralado tras un tanque calcinado. Nos atacaban de flanco a flanco, sin piedad. Stiles había perdido la pierna izquierda y Ébola perecía estar inmerso en aquel baile de fin de curso al que jamás asistió.
—Está sangrando mucho. Hay que salir de aquí —dijo Langley con cierta dificultad—. De lo contrario, morirá.
Stiles agarró al pelirrojo con fuerza, mientras le miraba con los ojos desorbitados.
—Soy un marine de los Estados Unidos —susurró con labios pálidos—. Y estoy jodido. ¡Pero no pienso palmarla en este puto país!
Ébola me gritó algo desde su posición. Pero no logré oír más que ruidos distorsionados acompasados con mi respiración. No podía pensar. No me lo permitía. Agarré la M16 y cerré los ojos. Mi pecho subía y bajaba, tranquilo. Miré a Stiles y el color de sangre me mareó. Volví a oír voces a lo lejos. Pero el pulso desapareció y perdí el sentido de la razón durante unas milésimas de segundo. Dejé de respirar. El zumbido de mis oídos no cesaba. Los gritos, los estallidos y las cenizas sobrevolaban mi cabeza sin descanso. Las bombas estaban listas, deseando abrirse paso con un solo bramido.
—¡¡¡GRANADA!!! ¡¡¡A CUBIERTO!!!
Uno, dos, tres… Mi vida se detuvo. El mundo había colapsado y el Escuadrón Delta iba a estallar por los aires, convirtiéndose en simples motas de polvo y metralla caducada. Pero, como muchas otras veces a lo largo de mi vida, me equivocaba.
Vislumbré una sombra tenue precipitarse sobre la muerte. El cuerpo de Ébola yacía sobre la granada activada. Permanecía inerte, tranquilo. Me dedicó una última sonrisa antes de que todo mi mundo quedara desterrado en la negrura.

6 comentarios:

  1. buen final del fragmento, apreciable texto. Me alegro de que hayas vuelto.
    Suerte

    ResponderEliminar
  2. Veo que tus personajes siguen siendo igual de grandes, igual de buenos, igual de magníficos. Igual y mucho más, de todo lo (bueno) que se pueda imaginar.
    Siempre me ha interesando mucho el tema de tu historia, y Hell is above us, me encanta tanto que me pasaría leyéndola sin cesar, si pudiera.
    Espero poder leer más de ella cuando vuelvas a aparecer por aquí :)

    Un abrazo enorme, K.

    ResponderEliminar
  3. Necesito MÁS. Ébola está jodidamente loco, cómo le encanta jugar con la muerte.
    (y creo que esas son las cosas que más me gustan de él)
    Sigues escribiendo magníficamente, K.

    Me he emocionao cuando he visto que has publicado nueva entrada. Y sobre ellos, nada más y nada menos.
    Vuelve pronto.

    ResponderEliminar
  4. "Yo más bien lo llamaría libertad colectiva envasada al vacío" Esta frase es genial :)
    Ébola es un kamikaze en toda regla, xD, pero me gusta el personaje, me parece curioso, sería estupendo leer más de él, en realidad de todos los personajes, tendré que pasarme más a menudo :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hace mucho que no me paso por aquí y me alegro de que sea justo ahora cuando decides honrarme con esta lectura.
    Stiles. Stiles. ¡TÚ SÍ QUE TIENES UN PAR DE HUEVOS! Y Ébola es un puto loco.

    PD: pronto actualizaré con un fragmento de #OTR :)

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué le has hecho a Ébola, K? No, no te lo permito. Ya me ha fastidiado que Stiles haya perdido una pierna, pero al personaje más conseguido de la historia, por dios, no le quites la vida!! Sí, sí, ya sé que ese sería un final apoteósico. Un acto de heroicidad o de locura? No importa, prefiero un final mierda en el que siga vivito y coleando.
    Un beso enorme, de ya sabes quién CL :)

    ResponderEliminar