«And no one called us to the land
and no one crosses there alive
No one speaks and no one tries,
no one flies around the sun»

Le di una calada al cigarrillo y me pregunté cuántas harían falta para transformarme en humo. Dejé de echar cuentas a la segunda cajetilla y, hastiado, me dediqué a eludir los recuerdos que reposaban en el fondo de la botella. Podía vislumbrarlos amontonados unos sobre otros, sudando entre fricción, moviéndose torpemente a través de gemidos transparentes. No conseguía ni quería distinguirlos. Los tragos de alcohol se esparcían en sangre y templaban las tripas. Era un ardor agradable que me entumecía el juicio. Sonreí mientras dejaba que el interior de la botella se derramara sobre el suelo. Las hendiduras en mis propios cimientos denotaban tristeza. Era una erosión lenta pero constante, fruto del tabaco y el sexo impersonal. Entonces lo pensé, pensé que tenía la polla erosionada. Fue una idea fugaz que cruzó mi mente en forma de mamada. Paulatina, gradual. Un gruñido abrupto subió a trompicones por mi garganta. La sensación de estar perdido, de no querer encontrarme, seguía sonriéndome al otro lado de la calzada. Me llevé una mano al rostro y me di cuenta de cuánto me había consumido. La piel, áspera al efímero contacto, los labios agrietados y el sudor frío que caía como un cuentagotas desde la barba. Las cuencas vacías, las pestañas rotas. La nada. El silencio de la madrugada parecía colarse entre los edificios de la ciudad, sumergirse en las grietas y las faldas de todas aquellas mujeres retorcidas y sinuosas que se perdían calle abajo. Intenté imaginarme dentro de ellas, corriéndome entre paredes húmedas y prietas. No sentí nada.

La ciudad estaba enferma. Lo veía en los rostros pálidos que me observaban desde arriba, en las manos huesudas que se frotaban unas contra otras. En aquellas miradas ausentes y carentes de picardía. La ciudad estaba tan muerta como yo.

3 comentarios:

  1. Tú, asquerosa sangre sucia, tú que me acusas a mí de dejarte sin palabras. Culpable de mi incapacidad para expresar mis sentimientos en este momento.
    Te vas a enterar cuando te vea.

    Trece.

    P.D.: Pero con amor, ya sabes.

    ResponderEliminar
  2. Wow que texto!!!! Maravilloso. Me encantó. besos desde el otro lado del mundo. Te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. (Con tan poco haces sentir tanto, K... Tampoco puedo decirte nada que no haya dicho antes, me dejas sin respiración).

    ResponderEliminar