la rabia contenida en la jarra de cristal se derrama y me engulle. me quiebro mientras los gritos se ahogan en un mar de cólera. la liquidez de mis entrañas se tinta de rojo, me corro, la expulso y me dejo llevar por la marea. voy a la deriva y mis dedos se arrugan como pasas, el tiempo ha dejado de correr. estoy vacío. un golpe en seco grita su nombre y me fundo en negro.