las calles de sant sadorní me engullen. veo a èrica tras la ventana, hierática, con los dedos entumecidos. el rastro de humo le desdibuja el rostro, se desvanece. me siento un viejo. un lamento ronco me recorre la espina dorsal. las manos y y los pies fríos. ardo.